Chimamanda Ngozi Adichie

Chimamanda Ngozi Adichie

Rescatando escritoras de Nigeria

2018, Jan 05    
Teresa Algarra

Hace poco, por Navidades, hice un amigo invisible, ese juego en el que todes hacen un regalo a una persona sin que esa persona sepa quién le hará el regalo. El año pasado me regalaron “Los hombres me explican cosas”, por Rebecca Solnit (post sobre el mansplaining aquí), y este año he vuelto a tener la suerte de que mis amigues me conocen mejor que yo misma y me han regalado dos libros maravillosos, “Todos deberíamos ser feministas” y “Querida Ijeawele, cómo educar en el feminismo”, ambos de una escritora nigeriana llamada Chimamanda Ngozi Adichie.

Chimamanda nació en una pequeña aldea de Nigeria, Abba, y pertenece a la etnia igbo. Estudió Comunicación y Ciencias Políticas en Estados Unidos, en la universidad de de Drexel, Filadelfia. Siguió sus estudios en Connecticut, Baltimore y Yale, donde realizó un master de estudios africanos. Ahora mismo vive a caballo entre ambos continentes, siendo una escritora prolífica y activa, ya que uno de los libros mencionados fue publicado en el mismo año 2017.

Como ella misma relata en sus libros, a ella le gusta seguir su tradición cultural, se siente orgullosa de sus raíces y las reclama como suyas, excepto por un detalle: como casi todas las culturas, es patriarcal y terriblemente machista. En el libro “Querida Ijeawele”, aconseja a su amiga Ijeawele que acaba de ser madre sobre cómo educar a su hija en el feminismo, y uno de los puntos que toca es precisamente ese: enseñale a estar orgullosa de su tradición, a celebrar los ritos, pero enséñale también que no son sólo para hombres, no tienen que oficiarlos ellos, ella es tan válida para mantener vivas sus raíces como cualquier hombre igbo. En los otros 14 puntos que toca en el libro, habla de diversos temas sobre cómo la actividad física también es para las mujeres, así como la actividad intelectual. Me gustaría citar en concreto un pequeño fragmento:

¿Alguna vez te he contado que fui a un centro comercial estadounidense con una niña nigeriana de siete años y su madre? La niña vio un helicóptero de juguete, uno de esos trastos que se dirigen por control remoto, y le fascinó y pidió uno. «No -le dijo la madre-. Ya tienes tus muñecas.» A lo que la niña respondió: «Mamá, ¿sólo voy a jugar con muñecas?». No se me ha olvidado. Su madre tenía buenas intenciones, claro. Conocía de sobra las ideas sobre los roles de género: que las niñas juegan con muñecas y los niños con helicópteros. Ahora me pregunto, con tristeza, si la niñota se habría convertido en una ingeniera revolucionaria de habérsele concedido la oportunidad de explorar aquel helicóptero.

Por otro lado, su libro más famoso es, sin duda, “Todos deberíamos ser feministas”, el cual fue adaptado de una charla TED que dio ella misma y que ha sido vista más de tres millones de veces en Youtube. Trata cómo la primera vez que la llamaron feminista fue un insulto, y cómo ella no entendió qué tenía de malo serlo. A partir de ahí, trata el patriarcado, cómo se construye la masculinidad y cómo hay que trabajar todos juntos para conseguir la igualdad. Para que os imaginéis el alcance del libro, es lectura obligatoria para todes les estudiantes de 16 años en Suecia.

Con estas dos recomendaciones de una escritora mujer, feminista, africana, negra e igbo espero que empecéis el año en el ámbito literario de la mejor manera posible: luchando y reclamando derechos e igualdad.